Michel, primera consagrada de la parroquia Mushullacta-Simón Bolívar

La vocación consagrada, siempre es bendición y gracia por parte de Dios para la persona que es llamada, para la familia de la cual es elegida, para la parroquia en la que nació y creció, para la Iglesia particular donde vaya a trabajar. Difícil entenderlo así para los criterios humanos, donde se escucha al mundo que te dice “tanto vales cuanto tienes, cuanto produces, cuanto ganas”.
Hoy la parroquia de Simón Bolívar se llena de gozo y alegría desbordante, por tener de su gente la primera joven que llega a la meta de la vida consagrada. Hemos querido agradecer a Dios este regalo, con toda la parroquia y su familia donde Michél nació y vivió. Despues de tres años, vuelve a su pueblo para decirles “alegraos conmigo, encontré un tesoro y quiero compartirlo con vosotros”.

Qué hermoso en la tarde del domingo, cuando recordábamos el aniversario de la consagración de Ecuador al Corazón de Jesús, ofrecer a Dios el corazón generoso de una ecuatoriana que se ofrece a Dios para servir a sus hermanos más necesitados. Lo habíamos visto también en nuestra ciudad de Puyo, apenas hace tres meses, el día de San José, cuando consagrábamos al primer sacerdote nacido en esta ciudad, Mauricio. Hoy, en una de nuestras parroquias rurales de esta selva ecuatoriana, Michél.
Difícil pensar que en estos tiempos, donde nuestros jóvenes se ven bombardeados por tantas ofertas del mundo, sigamos encontrando almas jóvenes, valientes y decididas como Michél, que no dudan que su camino y su proyecto de vida es el que Dios les mostró, quizá a través de aquella invitación de la hermana Clara, o aquella vida misionera que ella vio en su parroquia y que la atrajo como un imán, a pesar de que sus padres no estaban de acuerdo. Luego pasarían pronto los meses y los años hasta llegar a dar este paso definitivo para decir “aquí estoy, Señor: mándame”. Sentirse feliz y realizada en esta entrega a Cristo. El mejor amigo y esposo que nunca falla y siempre es fiel.

 

El Sr. Obispo de Puyo, Monseñor Rafael Cob, que presidió esta Eucaristía, agradecía a Dios y felicitaba a Michél por su decisión y opción de vida, y a su parroquia, especialmente, a las hermanas de la comunidad Nuestra Señora de la Esperanza, donde ha hecho su profesión religiosa, y recordaba a los padres nunca ser obstáculo para sus hijos, cuando Dios llame a uno de los miembros de sus familias, al contrario, verlo como una bendición y animar a su hija o hijo, pues la respuesta a la llamada de Dios ha de ser personal y libre. No ser posesivos de sus hijos ni pretender cambiar o torcer los caminos que Dios tiene para cada uno de nosotros. 
Felicitaciones, Michél, que Dios te siga dando la gracia para cada día serle fiel a su amor que te ha mostrado en la vida consagrada. Esperamos que tu ejemplo sea seguido por muchos jóvenes que, como tú, también son llamados y no encuentran apoyo quien les acompañe y les anime.

Bendiciones.

 

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús en el Vicariato

El 3 de junio, la Iglesia celebró la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. En el Vicariato hubo algunos actos en los que el pueblo fiel participó. En la parroquia del Triunfo las hermanas Misioneras del Sagrado Corazón celebraron su fiesta patronal acompañados por fieles y amigos que les acompañaron.

En el convento de las hermanas, el Sr. Obispo de Puyo, Monseñor Rafael Cob García, celebró una solemne Eucaristía concelebrada acompañado por los sacerdotes  párrocos de Arajuno y 10 de agosto y el Triunfo, P. Klever y P. Henry, respectivamente. Las hermanas  Magdalena, Ángela y Rubenia  se sintieron muy contentas por la compañía de tantos hermanos que compartieron su fiesta, pidiendo al Corazón de Jesús que siga bendiciendo su trabajo con nuevas vocaciones en su comunidad.

También en la Parroquia de Tarqui,  a las 7 de la noche, las hermanas de la Familia de Corde Jesu celebraron su fiesta patronal, precedida del triduo al Corazón de Jesús, con una solemne Eucaristía presidida por el Sr. Obispo acompañado del párroco, P. Salvador, y numerosos fieles que llenaban el templo. En la ceremonia se recordó especialmente un aniversario más de la consagración del Ecuador al Corazón de Jesús, siendo el primer país del mundo consagrado al Corazón de Jesús, en 1874, por ley aprobada en el Congreso, siendo presidente del País Gabriel García Moreno, y quedando como signo de esa consagración la gran Basílica del Voto en Quito.

Las hermanas de Corde Jesu, Hnas. Socorro, Flavia, Susana y Fausta, renovaron sus votos dentro de la Misa, ante el Corazón de Jesús, así como los devotos asistentes vivieron con gran devoción toda la ceremonia religiosa. Monseñor Rafael Cob destacó en su homilía el hecho de la consagración del Ecuador al Corazón de Jesús e invitó a saber corresponder al amor del Sagrado Corazón de Jesús, que es misericordioso como el del Buen Pastor, que busca con amor, cura y cuida a sus ovejas. Igualmente, el amor reparador que exige de nosotros desde nuestra fe y caridad, terminando la fiesta con un compartir fraterno.

El sábado 4 de junio, a las 12 del mediodía, el monasterio de las Hnas. Clarisas celebró la fiesta del Sagrado Corazón precedida por una novena a la que acudieron numerosos fieles. El Obispo presidió la solemne Eucaristía de esta fiesta, a la cual acudieron feligreses y bienhechores de distintos lugares además de Puyo, como Ambato, Quito e Ibarra. Después de la Misa, los priostes organizaron algunos juegos para niños y adultos, terminando con un almuerzo fraterno. 

Como vemos, la devoción al Corazón de Jesús va creciendo en nuestro Vicariato. Esperamos que estos acontecimientos aumenten la fe y la caridad de nuestro pueblo y el Sagrado Corazón de Jesús bendiga a nuestras familias.

Singular fiesta misionera en Kapawi

Terminada la fiesta de Pentecostés, como sintiendo como los apóstoles al salir fuera del cenáculo, nos disponemos a visitar a las comunidades indígenas ashuar en Kapawi, donde la Misión hace presencia desde hace 21 años, con la comunidad de hermanas de la Familia de Corde Jesu.

Esta vez la visita al equipo misionero de Kapawi tiene un matiz singular porque en ella vamos a celebrar con el pueblo los 50 años de vida consagrada de la Hna Esther Aguilar, misionera que lleva trabajando con los ashuar 10 años de los casi 40 de misionera.

La Hna. Esther, el mismo día que entrábamos cumplía 72 años, aunque la salud física haya mermado en su vida, a esa edad tiene en su espíritu mayor deseo de entrega misionera como oblación que ofrece a Dios según su carisma. Ella celebró en su día, junto a sus compañeras de promoción y en su tierra mexicana, este singular aniversario de bodas de oro de vida consagrada; ahora es el pueblo de Kapawi el que quiere celebrarlo con ella, en esta selva ecuatoriana regada con amor oblativo y ofrecido al Señor, es el agradecimiento del pueblo a la hermana por su compañía y entrega.

Es ejemplar para todos nosotros la vida de personas como la Hna. Esther, que, sembradas en la selva y a su avanzada edad, permanecen en la misión ad gentes. Ella es la madre y consejera de este pueblo al que escucha y atiende como médico espiritual las enfermedades del alma, junto con sus hermanas jóvenes Fausta y María, que visitan las comunidades del sector llevando la buena nueva del Evangelio.

Después de estar esperando 5 horas en el aeropuerto de Shell, entramos en pista, tras un largo tiempo de lluvia. El viaje fue un feliz contemplar el paisaje de la selva lavada por el agua e iluminada después por el sol, tenía otro aspecto, como pocas veces le habíamos visto, con arcoiris incluido.

Llegábamos cuando el sol empezaba a caer, al piloto no le quedaba tiempo de regresar al punto de salida y se quedaría en Thaisa. Los invitados que habían esperado para unos bautismos esa tarde ya habían regresado a sus casas, de modo que a nuestra llegada acordamos con las familias de los bautizados que la celebración de los bautismos sería mañana, a primera hora, es decir, a las 6.30 horas, como ellos acostumbran los domingos. En este vuelo también nos acompañaba, además de la Hna. Esther, la Hna. Conchita, primera rectora del Colegio Tuna de Kapawi, así que para ella era un revivir los recuerdos de su vida en esta tierra. Al día siguiente, entraría el resto del grupo de hermanas con el P. Chava para la fiesta. Primero Dios, como dicen los mexicanos, y el tiempo lo permita,  y así fue.

Cristóbal, uno de los padres de uno de los bautizados, tenía la cena preparada y nos invitó a merendar en su casa. Era el día del cumpleaños, no podía pasar sin la torta y el brindis, por ello las hermanas, después de la cena, regresamos a la Misión y festejamos a la cumpleañera, brindando con “amareto” por los 72 años de vida de la hermana.

Al día siguiente, al amanecer, despertamos con el toque de campana para la celebración de los bautizandos:  León y Sui Dolores, nuevos cristianos para añadir a la lista, que va acercándose a los 300 bautismos en estos 21 años de misión con los Ashuar.

A mediodía se escucha el avión que aterriza, llegaron el segundo grupo de invitados, Hnas. Adriana, Polita, Susana, y Mari, junto con el P. Chava, de las cuales dos hermanas son indígenas de esta tierra.

En la mañana de este día también llegarían para confesar los confirmandos, Jenifer y Moisés, con el que conversamos largo sobre su inquietud vocacional misionera, ojalá el Espíritu Santo que recibirán les dé la fuerza y docilidad para conseguirlo. Antes de comer, bajamos a visitar el colegio Tuna y, en la tarde, llegó la lluvia torrencial hasta las 5 p.m, que atrasaría la hora de la ceremonia de las confirmaciones. Con la caída del día, terminábamos la ceremonia y, en la noche, tras una larga sobremesa, con el obispo de cocinero, hacíamos la tortilla española, plato típico de su tierra y que a todos gustó.

El miércoles 18 era el día reservado para la fiesta que la comunidad preparó para la Hna. Esther. Allí llegó su ahijado pequeño, que nos cuenta que siempre trae el pescado para la abuela, esta vez un rico bagre que comeríamos en la cena.

La ceremonia religiosa comienza a las 6.30 de la mañana con el canto de las mañanitas y un bello amanecer. Después, cielo azul despejado todo el día. La gente llegó puntual a la capilla al toque de campana y del cacho, llenando la capilla, que hubiéramos querido luciera con suelo nuevo,  pero el maestro albañil no nos cumplió. Mas ello no quitó el entusiasmo celebrativo de la misma.

En la homilía el Sr. Obispo destacaría los 50 años de oblación de la madre Esther, con lo que de historia consagrada y misionera lleva consigo este medio siglo de vida e invitó a valorar la vida consagrada y pedir a Dios que bendijera a su comunidad con vocaciones consagradas y sacerdotales nativas. La hermana renovó sus votos y dirigió su mensaje a la comunidad agradeciéndola por su acogida y pidiendo a Dios para que haya más almas consagradas que ofrezcan su vida a Dios. A la salida de la Misa, todos querían felicitar a la madre. 

La fiesta continuaría en el espacio comunitario de la plaza con un programa social preparado por la comisión de festejos, el cual incluyó la proyección del video “Destino Misión Kapawi”, que gustó mucho a los asistentes. Después de los discursos de Monseñor Rafael Cob y de las autoridades y del almuerzo que brindó la comunidad, se inició el campeonato de fútbol, ganando los estudiantes del colegio. También realizamos un paseo en canoa hasta Guachirpas y el Hotel Kanodros, con lo que culminó el día. Al día siguiente, nos despedíamos de este rincón exótico donde el espíritu se fortalece en la paz y la calma de una selva que siempre cautiva, retornando a la dura tarea de la evangelización en Puyo.

Jampier Bracero, exmisionero en Mushullacta, ayuda a los damnificados en Manabí

El Vicariato Apostólico de Puyo, por medio de la Pastoral Social Cáritas, continúa trabajando para hacer llegar ayuda de primera necesidad a los damnificados por los terremotos en la costa ecuatoriana.

En estos momentos, y a pesar de haberse retrasado el segundo envío por problemas técnicos, está a punto un nuevo cargamento de alimentos, agua, productos de higiene y limpieza y ropa. En esta semana que comienza está previsto hacer el transporte a una nueva parroquia de Esmeraldas.

Desde la costa, por otra parte, nos siguen llegando noticias terribles de amigos y familiares. Una de las personas vinculadas a nuestro Vicariato y que se encuentra viviendo en primera línea esta tragedia es el seminarista Jampier Bracero, quien pasó un año como misionero entre nosotros, concretamente, en Mushullacta.

El pasado mes de enero, regresó a su tierra, en Portoviejo, la misma que se ha visto arrasada por los movimientos telúricos. Actualmente, se encuentra en la localidad de Jama.

Confiesa que, con los dos terremotos recientes, está pasando mucho miedo, pero que su deber es permanecer con su gente. “No puedo dejar abandonada a la comunidad que se me encomendó. Es una de las más devastadas”, señala, al tiempo que nos envía algunas imágenes que aquí les mostramos.

Uno de los edificios que ha quedado seriamente dañado y que no puede utilizarse es la iglesia. Las celebraciones eucarísticas se vienen realizando en la calle, junto al templo. “Gracias por quienes se preocupan por nosotros. Les pedimos que sigan haciéndolo, Dios les bendiga. Oren por nosotros”, concluye Jampier.

 

Radio Puyo conmemora 32 años al servicio de la comunidad

Carlos Padilla director de Radio Puyo, en diálogo con nuestro medio de comunicación, dio a conocer la programación establecida al conmemorar el trigésimo segundo aniversario de la estación radial.


Radio Puyo fue inaugurada el 12 de Mayo de 1984, el mentalizador de esta emisora que cumple 32 años de vida, fue Mons. Tomás Romero Gross. Los objetivos principales que tiene la Radio, son: Evangelizar, Entretener, Educar, Informar, etc.
Dentro de la programación, se tiene planificado para el lunes 9 de Mayo a partir de las 18H00 en la cancha sintética del barrio México, la “Copa Radio Puyo 2016” con la participación de varios equipos del Vicariato.


El martes 10 de Mayo a partir de las 12H00 en los bajos del VAP, se desarrollará un evento denominado “Radio Puyo en la Comunidad” donde se informará la historia de la ciudad de Puyo y posterior a las 14H00 se realizará un foro radial.
El miércoles 11 de Mayo a las 09H00 se realizará un programa especial por el día de las madres a través del dial 89. 1 FM (Radio Puyo).


El jueves 12 de Mayo a las 19H15 habrá una misa de acción de gracias al conmemorar 32 años de existencia de la Radio. Esta es la programación que ha preparado la Radio del Vicariato Apostólico de Puyo, que es sintonizada por la ciudadanía, a través del dial 89.1FM y en la web: www.radiopuyo.com.ec.