Taller de formación sobre los procesos de nulidad matrimonial

El Centro Intipungo acogió, la mañana del pasado viernes, día 22 de abril, el taller de estudio del decreto del Papa que revisa el proceso que debe seguirse para nulidad de los matrimonios eclesiásticos. El taller fue impartido por el P.Dr. Jorge Armijos y asistió un buen número de misioneros del Vicariato. Cabe recordar que el Vicariato contará en breve con su propio Tribunal Eclesiástico de primera instancia, que resolverá los casos de demanda de nulidades matrimoniales.

En el taller, el P.Dr.Armijos explicó los elementos que conforman un tribunal eclesiástico, así como el desarrollo de un proceso. También aclaró los principales causales válidos para el planteamiento de un caso de nulidad y que deben darse antes del compromiso, ya que, precisó, no se trata de invalidar un matrimonio, sino de determinar si hubo o no matrimonio. Por otro lado, indicó que es el obispo quien preside estos procesos y abogó por la atención pastoral por parte de los párrocos a aquellos matrimonios o parejas que sufren dificultades.

Además, en el debate posterior, se habló de la relevancia que tiene la formación que debe impartir la Iglesia, en este caso la Pastoral Familiar, a quienes solicitan el sacramento del matrimonio, así como el acompañamiento en los primeros años de vida esponsal, precisamente cuando más rupturas se producen.

 

Ante el dolor de la tragedia, caridad es la respuesta

A medida que pasan las horas, las noticias de la tragedia ecuatoriana provocada por un sismo en nuestras provincias del litoral volaron por los cuatro vientos, cuando apenas unos minutos por llegar las 7 de la noche del sábado, vimos en nuestra iglesia, donde estábamos celebrando la Eucaristía, que la cruz  pendida de lo alto se movía, las rosas de los floreros, la silla donde estaba sentado, todo se movía, se proclamaba la Palabra de Dios, la palabra en nuestro pensamiento era querer gritar “¡temblor, temblor!”, se prolongó por infinitos segundos que no terminaban, formando más de un minuto y volvió la calma, la serenidad nos permitió evitar una estampida de la gente que festejaba a su patrón, San Vicente, en la Tarqui.

Cuando salimos de la Misa, enseguida empezaron los contactos para averiguar el origen del temblor. Las noticias decían que en la escala había marcado 7.8 grados y que el epicentro estaba en la provincia de Manabí, por lo cual se preveía una gran tragedia, como así ha sido. Al amanecer del domingo, se ha ido generando una estadística de fallecidos y heridos que aumenta por momentos, en la mañana colocábamos los letreros de solidaridad a las puertas de nuestra Catedral para concientizar a la gente. 

Del mundo entero, desde el Papa Francisco hasta los países amigos, llegaban los mensajes de condolencia y ayuda solidaria para con el Ecuador. Elevábamos oraciones y celebrábamos las misas por los fallecidos y por los afectados, e invitábamos a ser solidarios para enviar nuestro aporte hasta la orilla del océano Pacifico, donde sigue la herida abierta del dolor y el sufrimiento. 

Hoy pedimos a todos que mantengan su alerta con la oración al Padre misericordioso. La técnica humana no ha llegado a poder tener la seguridad que la tragedia llega, siempre nos encuentra desprevenidos en el momento casi siempre que no esperamos, nos sorprende y evitarla es imposible. No sabemos juzgar los signos de los tiempos, nos diría Jesús, y es verdad, ¿somos torpes? No se trata de pedir explicaciones ni a Dios ni a la Naturaleza. ¿Por qué se portó así? En el misterio del silencio y de la soledad, en el dolor y la esperanza, podemos aprender lecciones de sabiduría para nuestra vida y sobre todo las circunstancias y el tiempo, para sensibilizar y sintonizar nuestro corazón con el amor al prójimo necesitado.

Nos volvemos los samaritanos de los dolientes y caídos en el camino, o aplastados entre los escombros, no le vamos a preguntar “¿qué te ha pasado?” Ni “¿qué hiciste?”. Más bien ante las lágrimas y el sollozo de un corazón dolorido, vendaremos sus heridas y le tomaremos en nuestros brazos para llevarle al hospital o simplemente escucharle y darle la energía necesaria para vivir. No es momento de juzgar, sino de amar. Jesús nos descubrió dónde está nuestro prójimo para amar y hacia dónde debemos caminar como buen pastor, para llegar al aprisco seguro donde habrá alimento y pasto generoso para saciar nuestra hambre y nuestra sed de eternidad. Caridad es la respuesta. 

Monseñor Rafael Cob García

 

 

 

Oraciones y solidaridad del Vicariato Apostólico de Puyo con las víctimas del terremoto y sus familiares

Monseñor Rafaél Cob García Obispo Vicario Apostólico de Puyo, se solidariza con las familias que perdieron a sus familiares en el terremoto ocurrido en nuestro País.

"Nos unimos al dolor de nuestros hermanos que en la costa estan sufriendo la catástrofe del terremoto acaecido en la tarde del sábado 16 en las provincias de Manabi, Esmeraldas, Guayaquil, Sta. Elena...
Con nuestra solidaridad elevamos nuestra oración al Dios misericordioso por los fallecidos, heridos y cuantos sufren las consecuencias de esta tragedia . Nuestro compromiso de ayudarles también ofreciendo las colectas solidarias que haremos en nuestras parroquias. Dios sea su fortaleza en estos momentos de angustia y dolor". 

El Vicariato de Puyo

 

 

 

Celebración de la fiesta patronal de San Vicente en la comunidad de Moravia

El domingo día 3 de abril, en la tarde, la comunidad de Moravia organizó su fiesta patronal de San Vicente Ferrer, este santo tan popular en Ecuador y cuya devoción fue difundida por los Padres Dominicos.

La comunidad organizó la fiesta precedida por su novena y ya el domingo, el Sr. Obispo de Puyo, Mons. Rafael Cob, presidió la  procesión y la Eucaristia en honor de San Vicente. Les animó a ser como el santo español, gran misionero y predicador de la palabra de Dios, alcanzando la conversión de mucha gente. En este tiempo pascual, continuó el Sr. Obispo, Cristo nos invita también a ser misioneros viviendo los frutos de la Pascua y llevando la buena noticia de su resurrección a los demás e invitó a participar en las Santas Misiones Populares, proyecto pastoral para nuestra Iglesia.

Finalmente, Mons. Rafael Cob, bendijo a los priostes salientes y a los entrantes, y agradeció a los que organizaron esta fiesta, especialmente al animador de esta comunidad, el joven Carlos López, y a cuantos colaboraron en la solemnidad de la fiesta, como la banda militar y el coro, que con su música dieron realce a la fiesta. Que Dios les bendiga y San Vicente Ferrer, su patrón, les siga protegiendo.

 

 

Fiesta patronal al Señor de la Nueva Vida en la Parroquia 10 de Agosto

El sábado día 2 de abril, en la tarde, la Parroquia 10 de Agosto, celebró su fiesta patronal al Señor de la Nueva Vida. Precedido de un triduo, el pueblo cristiano celebró con entusiasmo y alegría su fiesta patronal. Después de realizados los juegos populares para mayores y pequeños, se desarrolló la procesión y, a las 5 de la tarde, se inició la solemne Eucaristía concelebrada con su párroco, el P. Henry Jaimes, y el P. Mauricio Espinosa y presidida por el Obispo de Puyo, Mons. Rafael Cob. A ella asistió el pueblo fiel cristiano católico de la parroquia y otros hermanos llegados de las comunidades, como de S. Ramón y otros lugares.

El Sr. Obispo, en su homilía, les animó a vivir la nueva vida en Cristo, viviendo los frutos de la Pascua, especialmente siendo testigos de alegría y esperanza. Mons. Rafael Cob les felicitó por organizar este año de manera especial esta fiesta de su Patrón, el Señor de la Nueva Vida, y al final de la Eucaristía, los priostes ofrecieron un compartir con los asistentes.